¡Gracias, padre Verzeletti!

Los guatemaltecos debemos mirar siempre hacia el futuro, avanzar, sin detenernos nunca ni darnos por vencidos.